Video del mes


Nombre: Aidan

Apellido:
Gabrick

Apodo:
-

Edad:
24 años

Ser:
Hombre Lobo

Empleo:
Enfermero

Sexualidad:
Heterosexual

Lugar de nacimiento:
Estados Unidos, Nueva York

Historia: Su vida fue como la de cualquier otro joven prometedor y de buena familia hasta que, no hace ni dos años, un trágico accidente cambió la vida de Aidan para siempre. Todo comenzó en un viaje en coche a la casa vacacional costera de su hermano, acompañado por su novia. La ruta interminable por las carreteras de montaña iba bien hasta que una figura borrosa, medio oculta por la noche y la niebla, se les echó encima, consiguiendo ser arrollada por el capó y cayendo varios metros atrás como un saco muerto. Después de recuperarse del susto, Aidan salió del auto para asegurarse de que la figura, que resultó ser un hombre, siguiese viva. Mientras su novia llamaba desde dentro a una ambulancia, el sujeto se recuperó repentinamente de las heridas y se lanzó al cuello de Gabrick como un poseso, mordiéndole profundamente y causándole una fea herida además de un fuerte arañazo en el hombro. Cuando la ambulancia llegó, ya no había rastro del atropellado, pero si un Aidan confuso que aseguraba que aquellas heridas más propias de un oso, se las había causado un hombre. Después de aquel incidente, no volvieron a preocuparse más por el tema, siguiendo con aquella vida monótona de estudios y días en familia. Pero como ya he dicho, las cosas no fueron del todo como antes. Dejando aparte el misterioso asesinato de un profesor de la universidad dónde estudiaba, que justo días antes le había suspendido un examen importante, y los extraños arañazos que sufría su ropa y paredes de su piso en más de una ocasión (seguramente debidos al gato de la mujer que le venía a limpiar el apartamento), Aidan sólo prestó atención por el comportamiento de su novia. Hacía días que se inventaba escusas para quedar más tarde o simplemente no quedar, y el joven cada día dudaba más de que ella le fuese fiel. Y la tragedia llegó. Estaba dispuesto a hablar de ello, a que las cosas volvieran a la normalidad, así que decidió esperarla en el apartamento de ella para que no pudiese evitarle más. Pero entonces lo vio: un mensaje en el contestador de un tal Tom que le aseguraba haber pedido cita en el hotel Morrison a la mañana siguiente. Aún sintiéndose herido y decepcionado, siguió esperándola hasta que apareció. Pero aquella noche no llegó a verla. Más bien a la mañana siguiente, cuando despertó con ella a su lado, tumbados ambos en el suelo y ella sin corazón. Habría podido pensar que se debía a un violento ataque por algún asesino que se coló en el piso, pero el sabor a sangre y las manchas en sus manos y ropa se lo dejaron muy claro: la había matado él. Traumado y asustado por comprender su nueva naturaleza después de haber atado cabos, decidió huir de todo cuanto conocía y tenía, empezando una vida bien lejos dónde nadie pudiese conocerle de algo, dónde todos estuviesen a salvo, incluido él. Pero estar a salvo de uno mismo nunca ha sido fácil, aún ingeniándotelas de mil formas diferentes para que la última semana de luna creciente no te encuentres con nadie por las noches.

Aspecto físico:
Un chico de constitución delgada, ojos almendrados, cabello castaño, con un aspecto en ocasiones algo desaliñado. Suele vestir sudaderas y tejanos cómodos, excluyendo las horas de trabajo, cuando lleva el uniforme azul reglamentario. Pero eso sí, las gafas de ligera graduación siempre las lleva encima, aunque algo mareadas de ponérselas y quitárselas tan a menudo. Cuando se transforma en licántropo, adquiere un aspecto fiero e inhumano, transmitido por el color de sus ojos, que se vuelven de un color azul hielo intenso mientras sus uñas crecen hasta convertirse en garras afiladas y sus dientes se convierten en colmillos más propios de un lobo.


Rasgos psicológicos:
Algo retraído desde el conocimiento de su nueva naturaleza, pero con unas ganas inmensas en el fondo de poder tener alguna amistad sin riesgo de terminar muerta. Por ello, no puede evitar ser simpático y agradable como era antes, dedicándole una sonrisa y ayuda a todo el que la necesite. A veces muestra un sentido del humor algo cínico, demostrando los miedos y el pasado que guarda en su interior, siendo un escudo contra toda muestra de acercamiento por los demás. Aidan siempre ha considerado a la familia como algo esencial y necesario, pero en su situación, no ha sido capaz aún de darles más muestras de vida que llamadas sin contestar.

¿Qué le gusta?:
La música, la tranquilidad, sentirse humano, el orden, los cómics y ser aceptado por sus conocidos.

¿Qué no le gusta?:
El desorden, la gente hipócrita, la falsedad, la soledad y recordar su pasado.

Debilidades:
Además de las balas de plata físicamente, psicológicamente la culpa es capaz de hundirle hasta causarle una depresión. Aunque la soledad ya la tenga asumida, también ha sido siempre un factor que le vuelve vulnerable.

30/3/10 Posted in | | 0 Comments »

One Responses to "Aidan Gabrick"

Write a comment